ADOPCIÓN = FELICIDADES + LO SIENTO

9 de noviembre. Día mundial de la Adopción.

Hace tiempo que escucho. Escucho historias. De padres que hemos, habéis adoptado.

De profesionales que acompañamos a padres e hijos adoptivos. Y, sobre todo, historias contadas por los propios hijos adoptivos, de niños y en su edad adulta.
Cada historia, cada vida, es diferente. Pero todas, las de padres e hijos, tienen algo en común: no hay un felicidades sin un lo siento.

A ti, hijo o hija adoptivo, felicidades. Felicidades por haber tenido la oportunidad de estar en una nueva familia.  Aunque haya sido imperfecta, y quizá no haya conseguido que te sientas parte de ella. Y  lo siento. Siento tu pérdida. Siento que tener una nueva familia signifique que perdiste a la que te dio la Vida. Siento que como sociedad que te hemos fallado, porque tú tenías derecho a esa familia.

  A ti, madre o padre adoptivo, felicidades. Felicidades porque deseabas mucho, mucho, adoptar un hijo, y lo has conseguido. Y lo siento. Siento tu pérdida. Siento que tener un nuevo hijo signifique a lo mejor que perdiste otros por el camino, o que no pudiste tener el hijo biológico que tanto deseabas.

Queda mucho por aprender, mucho por escribir y, sobre todo, mucho por escuchar.

  Una hija adoptiva escribía hace unos días que su madre adoptiva quería cubrir sus necesidades, pero que no tenía ni idea de cuáles eran. Los padres adoptivos, los profesionales de la adopción, necesitamos escucharos a todos los que habéis sido adoptados. Para hacerlo mejor. Para asesorar mejor. Para saber que lo que nosotros pensamos que necesitáis sea de verdad lo que necesitáis.

  Porque os lo debemos. Porque tener un hijo es un deseo, por muy intenso y profundo que sea, pero tener una familia era y es vuestro derecho.

Un abrazo

Ana

CONTÁCTADME

Me encantará leer vuestros comentarios, y si os sentís desbordados, perdidos o simplemente creéis que necesitáis más ayuda con la Crianza de vuestro hijo, os invito a mi Consulta de Pediatría Familiar.

Podéis y os recomiendo tener vuestro pediatra, vuestra enfermera pediátrica, pero quizá durante un tiempo os vaya bien mi compañía. Estaré encantada de visitar a vuestro bebé, y de resolver las dudas que podáis tener, pero sobre todo estaré encantada de acompañaros. De escucharos y ayudaros, de aliviaros.

Si queréis que os mantenga informados sobre los grupos de crianza y talleres que organice, podéis suscribiros a mi newsletter